/, Divulgación/LOS RESTOS TEXTILES DE CUEVA SAGRADA I (LORCA- MURCIA)

LOS RESTOS TEXTILES DE CUEVA SAGRADA I (LORCA- MURCIA)

Desafortunadamente la gran mayoría de los materiales y materias primas empleadas en la antigüedad para confeccionar los paños destinados a la vestimenta son perecederos, la acidez del terreno, la humedad y los distintos acontecimientos históricos han propiciado que pocos restos hayan llegado hasta nosotros, limitando en muchas ocasiones su estudio y una visión amplia sobre el tejido en la antigüedad.

La madera de los telares, el lino, la lana o el esparto no resisten el paso del tiempo y las inclemencias climáticas como pueden ser el barro, el hueso y los metales, de los cuales si se han podido constatar restos relacionados con el textil (fusayolas, pesas y placas de telar, agujas o peines).

En la península pocos restos textiles encontramos en lo que a paños se refiere, reservados exclusivamente a pequeñas hebras o fragmentos de lino carbonizado como los de la Cueva de los Murciélagos (Murcia), el Cortijo de Bartolo (Granada) o la Sepultura 11 y 38 de Los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería).

Sin embargo en la Península existe un yacimiento en el que los fragmentos textiles son mucho más que pequeñas hebras, se tratan de restos substanciales de dos túnicas y un peto encontrados en Cueva Sagrada I, enterramiento calcolítico del 2216 a.C. perteneciente al complejo funerario del cerro de La Salud, situado en las estribaciones de Mesa Cortada, dentro de la Sierra de la Tercia (Lorca).

En esta grieta natural se depositaron los restos mortuorios de al menos tres niños y dos adultos acompañados de un importante ajuar funerario, de los cuales destaca el de un infante colocado sobre una estera de esparto y acompañado, entre otros importantes elementos, de restos de tejido plegado, cordones trenzados de esparto y un huso de madera decorado.

De estas prendas plegadas se pudo constatar que se trataban de restos de dos túnicas y un peto, los tres de lino, las primeras de un tono ocre y el peto originariamente teñido de rojo. De los pedazos de las túnicas se puede apreciar que combinan fragmentos de trama fina y gruesa haciendo el tejido más o menos tupido, la superficie exterior está decorada a base de pequeños lazos y la parte inferior rematada a base de flecos.

Estas túnicas, según el período histórico en el que se encuadran, seguramente fueron realizadas en un telar vertical de pesas o vertical de marco, constituyendo hasta el día de hoy los vestigios de tejido de lino más antiguos del continente europeo.

Estos restos junto a los pantalones encontrados en las Tumbas Yanghai (China,1000 a.C ), los de la momia Ötzi de los Alpes de Venoste (en este caso no tejidos, 3300 a. C.) o los de algodón teñido con índigo del Yacimiento de Huaca Prieta (Perú 2500, a.C.), forman parte de los vestigios textiles más antiguos del mundo, los cuales nos hablan de las técnicas y materiales empleados desde lo albores de la humanidad en una industria que alcanzó un elevado desarrollo mucho antes de lo que la mayoría se suele imaginar.

By |2018-05-16T15:47:56+00:00mayo 16th, 2018|Curiosidades, Divulgación|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.