La producción textil, junto a la cestería, es posiblemente la actividad más antigua realizada por el ser humano, registrada mediante restos arqueológicos ya en el período conocido como Paleolítico (20.000 años a.C.). La cestería y el textil probablemente nacieron a la vez, pues antes de la aparición de los primeros telares el hombre pudo trenzar diferentes fibras que encontraba en su entorno (hierbas, pequeñas ramas flexibles, etc.) fijándose en la técnica de algunos animales, como es el caso de los pájaros del género tejedor, realizando lo que serían los precursores de los primeros paños propiamente dichos. Esta técnica de entrelazo se diversificaría en dos ramas según su función, una más flexible destinada a proteger el cuerpo de las inclemencias del tiempo, y una más rígida reservada al transporte y el almacenaje de utensilios y víveres, la cestería.

Estas incipientes y rudimentarias telas, combinadas con el uso de las pieles curtidas, formarán la base para el futuro desarrollo de la producción textil que irá evolucionando con el hombre y sus necesidades, a la vez que la experimentación para lograr una mejora tanto en técnica como en utensilios. De este modo el ser humano buscará aquellas materias primas, tanto de origen vegetal como animal,  que le ofrezcan unas cualidades óptimas para su tratamiento y tejido, a la vez que desarrollará los distintos tipos de telares para la transformación de las mismas en esos paños necesarios para la vida diaria. Desarrollada la técnica de tejeduría y el conocimiento de las materias primas también se observará la estandarización o estilo de confección que marcarán las distintas épocas, a la vez que el comercio favorecerá la introducción y trasmisión de nuevas materias primas que les aportarán a los tejidos unas funciones que irán más allá del concepto básico de protección: la ornamentación como demostración de poder y marca de una élite acaudalada.

Esta compleja y extendida evolución la desarrollaremos progresivamente y de forma concisa en distintos apartados (materias primas, técnica, telares y telas, etc.), de forma que el lector pueda conocer de forma rápida los conceptos básicos y las técnicas que se utilizaron en la antigüedad para la producción textil, formando los cimientos para la comprensión de su futuro desarrollo en las distintas etapas de la historia.

Miriam Fernández Otero.

Entradas recientes

Categorías

Archivos

Entradas recientes

Comentarios recientes

Categorías

Archivos